Gestión de crisis (3)

Este post trata sobre las relaciones con la prensa de una importante fábrica del sector químico farmacéutico y  de las consecuencias de su política poco transparente, en una gestión de crisis.

crisis y comunicación

La fábrica que rechazó a la prensa

La empresa del caso, una fábrica del sector químico farmacéutico, nunca había cuidado sus relaciones con la prensa; desde su creación siempre se había mostrada hermética y nada accesible.

La empresa no se relacionaba con ningún de sus  públicos externos: vecinos, autoridades y prensa.

Cuando estalló un conflicto en el interior, entre trabajadores y empresa,  el comité de empresa utilizó a la prensa para dar más eco a sus reclamaciones y dar a conocer su versión: condiciones de trabajo poco seguras, escasos beneficios sociales, salarios mejorables y vertido de miles de litros de un producto altamente contaminante.

La Prensa

La Alta Dirección ante todos los medios

La Dirección de la fábrica nunca había permitido la entrada  a sus instalaciones, ni a los medios, ni a los familiares de los trabajadores.

Los periodistas procedentes de distintos medios nunca fueron atendidos por la empresa química. La prensa había solicitado de forma reiterada  información puntual respecto: sobre investigaciones, aniversario de la empresa,  respecto a beneficios empresariales, incluso invitaron a directivos para que participen  en programas de radio. Sus peticiones de información siempre fueron rechazadas.

Esta falta de colaboración había hecho que los periodistas etiqueten a estos empresarios como herméticos y oscuros.

Estalla la alarma: los periodistas no son atendidos

Cuando se agravó el conflicto laboral y surgieron rumores acerca de un vertido tóxico en la zona próxima a la fábrica, los periodistas de  diferentes diarios, revistas y programas de radio, en su afán de  cubrir una noticias de actualidad y disponer de datos exactos pidieron información a la fuente oficial  para cubrir la actualidad informativa, pero fueron rechazados.

Insistieron; sin embargo, la postura de la Dirección fue la misma, se mostraron cerrados y nada accesibles.

Los informadores, cubrieron la noticia con los datos y versión facilitada por trabajadores, vecinos, alcaldes y comité de empresa. Esto hizo que al dar a conocer la noticia, los relatos destaquen el punto de vista de los trabajadores.

Algunos periodistas  eran militantes ecologistas.

La compañía no concedió aclaraciones, ni explicaciones a ningún medio. La empresa no le permitió conocer su versión, jamas le facilitó datos generales y económicos de la empresa.  La prensa  cubrió sus noticias con la información proporcionada por el comité. Apoyo sus informaciones con las declaraciones y versión del comité de empresas  y de los grupos ecologistas.

Además, algunos de los periodistas que cubrían la noticia, eran conocidos militantes de organizaciones ecologistas y escribieron duros artículos atacando la política medioambiental y la falta de responsabilidad de la fábrica.

Los distintos programas de las radios locales, organizaron tertulias y debates lanzando fuertes críticas a la empresa.

Ante una evidente deterioro de la imagen interna y pública de la empresa y ante un grave problema de reputación, la dirección de la empresa reacciona. Empiezan a tomar conciencia que no tienen el control de la situación; recapacitan y deciden pedir ayuda a una consultora.

La solución de este caso. Lee  este post

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s