Roles de los equipos

Sobre la importancia del comportamiento personal y los tipos de roles formales y personales que se asumen al crear  un equipo.

Los equipos productivos consiguen un balance en los roles formales y personales
Los equipos productivos consiguen un balance en los roles formales y personales.

Problemas en la motivación laboral

La decisión estaba tomada, había que mejorar el ambiente de trabajo mejorando la motivación en todas las áreas.

Para conseguir  este objetivo el director de recursos humanos, convocó a varios jefes de área para crear un equipo multidisciplinar, integrado por empleados de diferentes niveles y categorías profesionales. La misión sería diseñar recompensas pero, no económicas. Primero, trabajarán los miembros del equipo y después, en coordinación con el Director de RRHH.

Se eligió al equipo y pasada una semana se establecieron las normas y los roles.

Al finalizar la primera reunión de trabajo, se estableció la siguiente conversación entre un integrante del equipo (I) y el coordinador (c):

( I). Tengo una duda:

 ¿Por qué se han repartido  los roles que tendrá cada miembro en un equipo?

 Creo que los roles  son personales y deben ser espontáneos? En mi opinión, dependen de la actitud de cada persona.

(C.) Aunque comparto tu opinión pues, las personas somos únicas y peculiares. Debo añadir que en nuestros actos influyen muchos factores.

Nuestro comportamiento está condicionado por las conductas aprendidas, por los conocimientos, por la personalidad, por los valores acumulados a lo largo de la vida, por nuestras vivencias… Por esta razón, conviene repartir roles para garantizar la comprensión y favorecer la productividad de un equipo.

Si cada integrante conoce su papel dentro del equipo, y lo asume, se facilita la actividad y  la cohesión.

Los roles del equipo de trabajo: una teoría

Según la teoría desarrollada  por Avelina Koenes y otros, en la obra “Gestión eficaz del trabajo en equipo”(1998) hay roles formales y roles personales.

Los roles formales

Son cinco: líder, secretario, animador, miembros activos y miembros nucleares.

El reparto de estas funciones, se asigna por  votación entre los miembros del equipo, o bien según el  criterio del coordinador ante la necesidad de trabajar con orden y eficacia.

Los roles que se reparten son los siguientes:

Un líder, jefe o coordinador de grupo, es la persona de referencia. Su autoridad es reconocida, asume funciones de coordinación, motivación y moderación.

Un  secretario, registra la información y los acuerdos del equipo.

Un animador, ejerce de moderador, es la persona conciliadora que asegura la participación de todos, aclara, precisa términos y evita conflictos. Alivia las tensiones producidas por los conflictos. Es recomendable que esta persona tenga conocimientos sobre psicología del grupo y dinámica de trabajo.

Los miembros activos, son todos los integrantes del equipo. Todos son responsables de los resultados logrados.

Los miembros nucleares son las personas que de manera esporádica o permanente  hacen aportes valiosos a la misión del equipo. Pueden ser invitados especiales, o bien  directivos, consultores  profesionales y profesores, algunos de ellos suelen  aclarar dudas, otros exponer asuntos complejos, facilitar el análisis de algunos problemas, etc.

Los roles personales

A la vez que existen estos roles formales las personas que trabajan en equipo tienden a adoptar unos roles personales, hay tantos roles como tipo de personas integran los equipos. Algunos son positivos y otros negativos.

Los positivos benefician la buena marcha de la misión del equipo. Como ejemplo: el documentalista que aporta datos al equipo; el innovador que muestra nuevas ideas; el organizador que sintetiza y concreta las aportaciones; el evaluador que valora cada aportación o intervención; el investigador que profundiza en cada aportación, accede a nuevas investigaciones ; el participativo que opina y aporta siempre, etc.

Los negativos perjudican y dificultan la buena marcha del equipo. El opositor, lleva la contraria al equipo; el hostil censura y critica la actitud de los demás; el ausente, está presente físicamente pero no se integra; el charlatán, se escucha a sí mismo y acapara el debate; el cerrado, que se aferra a sus puntos de vista, el saboteador, que cuestiona métodos y trata que todo se replantee, etc.

Nuestra propuesta:

Si creas un equipo recuerda que:

Los roles personales, están de determinados por el carácter y personalidad de los miembros. Por tanto, los mismos miembros del equipo deben repartirse esos roles  de forma voluntaria.

¿Crees que siempre es necesario repartir los roles personales? ¿Cuál es tu experiencia? Déjanos un comentario. Muchas gracias.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s