Conversaciones con el director de una pyme

Este post resume la conversación de dos amigos Carlos contable y Rafael CEO de una empresa de envases. El tema de diálogo es cómo la falta de compromiso del personal afecta al  clima laboral

Problemas en el ambiente laboral de una PYME

Índice del post

El Contable tiene malas noticias

La apretada agenda del CEO

La fábrica de envases: un negocio que fue próspero

El clima en la fábrica sobrecarga e insatisfacción

Las consecuencias del mal clima en la cuenta de resultados

Nadie tiene oportunidad de intercambiar ideas

Los malos resultados se deben a la falta de compromiso

La responsabilidad del mal clima laboral es del CEO

El CEO necesita ser más flexible y mejor líder

Aprender a dar feedback constructivo

La técnica del Sándwick

Conclusiones 3 errores en la dirección de PYMES

La crisis se acentúa: ¿qué podemos hacer?

El contable tiene malas noticias

Carlos, es el gestor responsable de la contabilidad de una empresa de envases. Tiene 65 años y  se encarga de todos los contratos y  nóminas.

Carlos mira el reloj, espera impaciente en la sala de reuniones a su amigo Rafael, que esta vez se retrasa más de lo debido.

Se carga de paciencia y decide abrir  su portátil para repasar todos los puntos que debe tratar:

  • Costos ocultos por: absentismo, rotación, bajas
  • Costos por mala imagen y reputación interna

La apretada agenda del CEO

Rafael, es el gerente de un negocio familiar dedicado a la fabricación de envases ubicado en el polígono de empresas de Arganda (Madrid).

Rafaél es un profesional multitarea: relaciones con la prensa local, asistencia a reuniones y actos, contactos con la banca, atención a clientes y un largo etecetera.

Hace 4 minutos acaba de despedirse de un proveedor, ahora está en un atasco y sin batería, así que no puede avisar a su amigo Carlos del retraso.

Por fin, llega el gerente,  media hora más tarde de lo acordado. Se disculpa, saluda con afecto a su amigo, se dirige a la cafetera que deja preparada la señora de la limpieza, sirve dos tazas de café y dice: ¡empezamos!

Ambos tienen mucho que hablar; el negocio atraviesa serias dificultades de liquidez.

La fábrica de envases: un negocio que fue próspero

La  actividad comercial de la empresa  es la producción de embalajes y de envases de papel y cartón; da trabajo a más de 60 personas.

El negocio que fue muy próspero hace una década, ahora atraviesa desde hace 2 años una crisis lenta y progresiva, agravada por el entorno económico, la actitud despreocupada y  el comportamiento de algunos empleados.

El clima en la fábrica: sobrecarga de trabajo e insatisfacción

La empresa que dirige Rafael como muchas PYMES, opera con un afán desmedido por la productividad, sin nadie que asuma las responsabilidades de RRHH, formación, comunicación.

El ambiente que se respira es tenso, monótono, no sólo por el trabajo repetitivo que significa sacar los pedidos a punto, sino porque allí casi no se habla, por mandato del gerente.

Las consecuencias del mal clima en la cuenta de resultados

El clima laboral es tenso, no existe una cultura de reconocimiento, nadie felicita ni aplaude el trabajo bien hecho, sólo importa la productividad.  Todos están hartos, pero nadie les pregunta nada, se sienten un pieza más.

Existe mucha fuga de talento. Más de 8 empleados se han marchado el último años, se van quemados y desbordados por unos objetivos imposibles de cumplir con los recursos  asignados.

El Gerente tiene una frase muy recurrente que es: a quien no le guste este trabajo, es libre de irse.

Nadie tiene oportunidad de intercambiar ideas.

La vida social es nula en la empresa, salvo la cena de navidad.  Los únicos que disfrutan de comidas de trabajo son los jefes.

Como consecuencia, la empresa acumula pérdidas consecutivas y está a punto de quebrar. El problema no son los clientes;  la dificultad radica en la falta de motivación, en la carencia de una política de gestión de personas

Cómo identificar problemas de clima laboral

 Sentados en la enorme y lujosa mesa de nogal del CEO, ambos amigos hablan primero del tráfico,  de los amigos y después, sobre la situación económica y laboral de la empresa.

Carlos, el contable es afable, reflexivo, un líder nato, sabe cómo sermonear y hacer reflexionar a su amigo. Esta vez lo hará después de comentar el déficit del balance, de haberse detenido en cada una de las gráficas y estadísticas de personal, a las que añade su propia interpretación de los hechos.

Carlos tarda más 10 minutos en exponer todos los puntos. Dice:

– La contabilidad refleja ineficacia, ausencia productividad, problemas internos.Los números no engañan y a este ritmo, si no cambias, no sé si acabarás cerrando el negocio- comenta con tristeza Carlos

El gerente lo escucha y asiente. Pero hay que evitar el cierre, contesta seguro.

De acuerdo. Sí tienes razón Carlos -se queda pensativo-

Los malos resultados se deben a la falta de compromiso

La cuenta de resultados de este trimestre sigue siendo negativa. Sé que este problema lo arrastramos desde hace dos años. Pero ya te explique Carlos,  la culpa en un 90% es debida al poco compromiso del personal.

Carlos, lo mira perplejo, pero no lo interrumpe.

Por mi parte, como Gerente hago todo lo que puedo. Me da rabia, la desidia, los rumores propagados por parte de algunos encargados. Dejame contarte que son los antiguos empleados quienes están creando un ambiente de trabajo tenso y no lo voy a permitir; ellos son los culpables del mal clima laboral.

-Carlos, escucha con paciencia y el Gerente se explaya.

Para mí nuestro principal problema, no  es la escasa innovación, sino la actitud, la falta de responsabilidad, el mal ejemplo, la impuntualidad de los veteranos, ellos llegan tarde, se marchan antes de la hora y cuando les parece faltan, saben que despedirlos me sale muy caro y se aprovechan. Con este personal, no podemos cumplir.

La responsabilidad del mal clima laboral es del CEO

Te lo comenté por teléfono, el mes pasado por falta de puntualidad en los pedidos perdimos 2 clientes; se fueron con la competencia.

EL RETO: humanizar el negocio 

-Estás muy equivocado Rafael, Tú eres quien ha creado ese clima laboral, te lo vengo diciendo todo este año, ya te lo he repetido hasta la saciedad, necesitas humanizar tu negocio. La tecnología seguirá avanzando, de manera más disruptiva. Ante esta situación serán tus empleados, toda la plantilla la responsable de innovar.

Tu principal ocupación como máxima cabeza de esta PYME  es tomar decisiones  para mejorar constante y progresivamente el ambiente laboral que has generado. Pero claro, para ello debes preguntar, dedicar tiempo a tu gente, analizar con objetividad las causas de su insatisfacción y estar dispuesto a liderar cambios.

El CEO necesita ser más flexible y mejor líder.

Rafael, todo cambia, la tecnología, las leyes, los modelos de gestión, la forma de vender, las actitudes y expectativas de los empleados… ya ves tienes dos robots en tu fábrica.

Ya te lo he dicho, necesitas tener una actitud de apertura a los cambios, ser más flexible, escuchar a tu gente. Es inconcebible que insistas que tienes un centro de producción y no una asociación de amiguetes. La satisfacción y el bienestar de tu gente debe ser la base para conseguir que tu negocio sea productivo y sostenible.

Carlos se levanta de la mesa, camina y repite. No, así no Rafael. No sabes liderar tu negocio.¡No!

Rafael, lo escucha con atención, sabe que su amigo tiene razón.

Alguien te lo tiene que decir, te lo dije en la anterior reunión  y  te pedí que cambiaras. Pero como no veo resultados,  te lo repetiré hasta que lo asimiles.

Tu estilo de dirección nada participativo hace mucho daño.

Creo que pocos Gerentes de empresa en pleno siglo XXI dan los mensajes que tú das a tus empleados, cómo puedes decir: A quien no le guste es libre de irse.

La frase tóxica que utilizas es una invitación  abierta a incrementar la rotación y el abandono de los talentos de tu empresa. 

Aprender a dar feedback constructivo

Necesitas aprender a dar mensajes más positivos y ser más constructivo en tus conversaciones.

 La técnica del Sándwich 

Carlos vuelve al informe y puntualiza: Mira esta gráfica de absentismo y de bajas por stress y depresión. Mira este pico, es demasiado alto, este indicador es alarmante y no debe repetirse.

 Rafael  preocupado  asiente y contesta con resignación: tienes razón Carlos.

Claro que tengo razón, el medio más eficaz para mejorar la productividad es escuchar al empleado, permitir y estimular su participación en los asuntos, objetivos y dificultades de la empresa.

Sí, pero no basta con reconocer, tienes que hacer algo.

Ya lo hice.

Sorprendido Carlos, pregunta intrigado: ¿Qué hiciste?

La semana pasada tuve una primera reunión con todo el personal, organicé dos grupos, el turno de la mañana y el de tarde.

La técnica del Sándwick

Utilicé la técnica del sándwich con las 3 capas, aquella técnica de comunicación que me enseñaste en la reunón anterior, para dar feedback positivo, sin ofender a nadie.

Carlos, cambia la expresión de su rostro, se muestra sonriente.

Lo primero que hice fue darles un mensaje positivo con refuerzo motivador, les conté en lineas generales nuestros proyectos a 3 años y agradecí a todos su trabajo.

La segunda capa consistió en una pequeña crítica -aspectos que se deberían mejorar en la fábrica, consejos e instrucciones de cara al futuro. Me centré en uno, en la puntualidad y en esto me excuse, lo reconocí como fallo mío.  Comuniqué todas las criticas que hemos recibido de clientes por falta de puntualidad en la entrega y aproveché para comentar que por esos fallos hemos perdido un cliente.

La tercera y última capa fue positiva, les volví a mostrar mi gratitud por asistir a esta reunión y por los años que llevan  trabajando en la fábrica, tuve frases de reconocimiento a su desempeño y les recordé la visión de futuro de la fábrica y les adelanté que en breve, firmaré un contrato con un cliente muy importante.

Carlos no se lo cree; se siente feliz y pregunta: ¿cuáles fueron tus impresiones?.

La verdad es que la gente salió feliz, animada, muchos me agradecieron la reunión y me pidieron que se repita.

Cuanto me alegro Rafael;  ¡Así se lidera! Con diálogo, fomentando la confianza, con reconocimiento. ¡Has dado un gran paso!

Aciertas cuando creas mecanismos informales y formales para fomentar la comunicación interna. 

Si sigues en esa línea, escuchas al personal, realizas un estudio de clima y actúas en coherencia con un plan de intervención, comprobarás lo rentable que es dedicar tiempo al bienestar del personal.

Conclusiones: los 3 errores en la dirección de las PYMES

Creer que la productividad es lo única razón del negocio.

Un craso error, ya que son las personas (todos los trabajadores) los artífices de la prosperidad de todo negocio.

Considerar la autoridad y la disciplina como únicos recursos válidos en el liderazgo

Los empleados confían en sus superiores y se someten admiten los parámetros de la disciplina cuando comprueban que sus jefes son auténticos líderes, que motivan y arrastran con su ejemplo.

3º Otro error recurrente es que los dueños del negocio, directores y gerentes atribuyen la causa del mal clima  sólo al personal.

Si el clima laboral es negativo o positivo, autocrático o participativo, el principal responsable es el Gerente ya que con sus políticas y estilos de dirección crea y fomenta un estilo de comportamiento.

La calidad del clima laboral afecta en el bienestar y en la productividad. ¿Lo has experimentado?

¿Tú qué opinas?

Una respuesta a “Conversaciones con el director de una pyme

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s